Observación y fotografía de Reptiles y anfibios

Los reptiles y los anfibios son uno de los grupos animales con mayor impacto visual. Pero para observarlos y fotografiarlos es necesario tener una serie de consideraciones:

– Normalmente los reptiles suelen estar menos activos al amanecer y atardecer, por lo que se prestan a quedarse más quietos y realizar la fotografía con más posibilidades. Los anfibios suelen estar activos en durante el atardecer y anochecer.

-Las culebras pueden resultar más rápidas de lo que pensamos, por lo que debemos una vez vista, acercarnos con precaución, realizar alguna toma con un objetivo de distancia focal media (70-200 mm) y según reaccione, intentar acercarnos con un objetivo macro para fotografiar su cabeza y detalles de su morfología., siempre guardando una distancia de seguridad para evitar su mordedura.

-Valorar las condiciones de luz, si es necesario dar profundidad de campo a la escena, es conveniente el uso de flash para no perder luminosidad o aclarar sombras si el día es muy soleado.

-Con los lagartos y lagartijas se puede actuar de forma similar pero con más facilidad para acercarnos.

-Si trabajamos  con objetivos macro de distancias focales más largas como el 150 mm e incluso el 180 mm son ideales lo que nos permitirá respetar la distancia de seguridad del animal.

-Para retratar este tipo de animales en su hábitat natural deberemos de usar un objetivo gran angular con un diafragma más cerrado ( f11 en adelante) para garantizar el enfoque de toda la escena.

Este tipo de animales es muy huidizo por eso debemos actuar con la máxima cautela y tener en cuenta que de esconderse debajo de una piedra o en una oquedad será muy difícil volver a verlos salir.

Los anfibios suelen estar en zonas acuáticas de poca profundidad como charcas.

Para fotografiarlos es conveniente acercarse a ellos muy lentamente para no espantarlos. En caso de sumergirse en el agua, podemos esperar pacientemente a que vuelvan a salir a la orilla.

El uso del flash puede ser útil cuando la luz es muy débil o de noche. En este caso debemos enfocar con la ayuda de una luz auxiliar.

Después de una tormenta, con un grado de humedad muy alto hay más posibilidades de encontrarlos en sus zonas habituales.

Una charca, los arroyos de aguas tranquilas, pequeños embalses, lagunas de montaña son algunos de los hábitats preferidos por estos pequeños seres vivos.


Deberemos de extremar las precauciones y conocer de antemano que especie es la que estamos dispuestos a fotografiar. Las cámaras que permiten rotar la pantalla de visualización evitan tener que acercar la cara a ras de suelo